Aspectos clave sobre la denominación: educadores/as físico deportivos/as

Artículo:

Era necesario abordar un cambio de nomenclatura, pues la vigente legalmente de ‘Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte’ corresponde a un título académico extinguido. La nueva nomenclatura de la profesión se aprobó por mayoría cualificada en noviembre de 2018 por el Pleno del Consejo COLEF, el máximo órgano representativo de la profesión.

1. EL ESTADO DE LA CUESTIÓN

En 2013, la Organización Colegial planteó un cambio de denominación. Desde el 2010, el Consejo COLEF intentaba tramitar unos nuevos estatutos (los primeros datan de 1978) pero el Consejo Superior de Deportes (CSD) indicó que la denominación no correspondía a ninguna profesión, sino a una titulación universitaria, titulación, además, de una profesión no regulada. Por este motivo, el Pleno del Consejo COLEF acordó en 2013 el cambio de denominación a ‘Profesionales de la Educación Física y del Deporte’. Sin embargo, la petición no pasó la primera fase de verificación de adecuación normativa. El CSD, máximo órgano del deporte español entendía que este término también integraba a otros/as profesionales.

Por eso, en 2018, en el Pleno del Consejo COLEF se aprobó que la profesión se denominaría ‘Educación Física y Deportiva’ y sus profesionales ‘educadores/as físico deportivos/as’. Como se puede apreciar, son términos completamente distintos a lo presentado y rechazado en 2013.

Siendo así, el Consejo COLEF trasladó la nueva solicitud de cambio de denominación al CSD a finales de 2018, señalando que ésta no sería atendida hasta que se presentase a este mismo organismo, por parte de la Organización Colegial, una propuesta de modificación estatutaria adaptada a la actual realidad social de la profesión, en la que debía incluirse la nueva denominación, para su tramitación mediante un único real decreto. La aprobación de estos Estatutos Generales se realizó en el 89º Pleno del Consejo COLEF (Toledo, marzo de 2019), también por mayoría cualificada.

En octubre de 2019 el Consejo COLEF recibió informe favorable del Ministerio de Cultura y Deporte y del CSD. Poco después se habilitaba la consulta pública previa del proyecto de real decreto, cuyo plazo finalizó el 26 de noviembre del 2019 y en el que se volvía a destacar que la nueva denominación propuesta cumple los requisitos exigidos.

En septiembre de 2020 se recibía en el Consejo COLEF informe de la Oficina de Coordinación y Calidad Normativa, perteneciente al Ministerio de Presidencia, en el que se señala que «tanto el cambio de denominación de la organización colegial como la aprobación de sus Estatutos Generales se adaptan, en términos generales, a lo dispuesto al respecto en los artículos 4.2 y 6.2 de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, sobre Colegios Profesionales». Actualmente, el real decreto se encuentra en las últimas fases de tramitación.

2. TÍTULO Y PROFESIÓN SIGUEN YENDO DE LA MANO

El área de conocimiento en el que se integra la carrera de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en el sistema universitario, desde sus inicios, es el área de la Educación Física y Deportiva, área de conocimiento creada ad hoc para esta titulación en 1984 (BOE-A-1984-24014).

3. QUÉ NOS DIFERENCIA COMO PROFESIONALES

La diferencia está en la ciencia. ¿Pero qué nos diferencia con respecto a otros profesionales que intentan emplear el movimiento? ¡Los métodos de enseñanza! Sí, nuestra carrera tiene esa dualidad entre Ciencias de la Salud y Ciencias Sociales, porque ambas partes son muy importantes para la dirección y la intervención en los servicios profesionales.

Los servicios de dirección y gestión en el sector de la educación física, la actividad física y el deporte tienen un objetivo claro: que las personas tengan un desarrollo integral para una sociedad mejor mediante una práctica deportiva bien adaptada, planificada, implementada y supervisada en una constante mejora continua.

4. COMPROMISO CON LA PROFESIÓN ¡DIFERENCIÉMONOS!

Tú que te has colegiado, cumpliendo con la obligación legal y el deber profesional, comprometiéndote así con la profesión y con la ciudadanía, sometiéndote al control de la deontología y al recto ejercicio profesional, ¿crees que no debes diferenciarte de manera visible de cara a la sociedad de aquellas personas que no lo han hecho? La diferencia no es solo el título, porque una persona no colegiada no está ofreciendo a su alumnado, deportistas o clientes las necesarias garantías. Por ejemplo, la posibilidad de una vía de reclamación en el caso de incurrir en faltas de ética profesional y/o mala praxis, pues el Colegio Profesional solamente puede aplicar el Código Deontológico a las personas colegiadas. Quienes no se colegian dejan desamparadas a las personas a las que prestan sus servicios. Por eso, por tu compromiso con la ciudadanía como colegiado/a, tu denominación no debe ser la misma que la de una persona que únicamente tiene el título y está en situación irregular.

5. LA PROFESIÓN DE EFD, ÚNICA E INDIVISIBLE

Todos los COLEF y COPLEF, según sus fines y funciones, en base a la normativa corporativa, deben tener claro que integran una única profesión, cuya denominación oficial todavía es ‘Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte’.

Por otra parte, las leyes autonómicas de regulación han sido muy positivas para crear conciencia política y presión social, pero no puede olvidarse que el fin último siempre ha sido, y es, una ley estatal que regule la profesión como una única profesión titulada y colegiada, con diferentes especialidades profesionales (como sucede en otras profesiones como, por ejemplo, la Medicina).

Quedarse con el modelo autonómico actual e indicar que los COLEF y COPLEF integran las profesiones de las leyes autonómicas correspondientes, además de la incoherencia normativa, es una irresponsabilidad que pone en grave peligro los derechos fundamentales de la ciudadanía y la existencia de una organización con 70 años de historia.

7. OTRAS CONSIDERACIONES

El ordenamiento jurídico actual no impide la identificación referenciada. Lo que señalan algunas leyes autonómicas que regulan el ejercicio profesional es que, aquellas personas sin la titulación o cualificación que indica la ley, no pueden usar denominaciones que confundan a las personas consumidoras y usuarias, haciéndoles creer que pueden prestar servicios para cuyas funciones no están habilitadas ni cualificadas. Por ejemplo, la ilegalidad se produciría si una persona sin la titulación en CAFyD presta servicios de preparación física y, para eludir la ley, dijese que en realidad es “optimizadora deportiva”.

Marquemos la diferencia, hagamos que la sociedad nos reconozca bajo una misma denominación.

#DejemosDeSerInvisibles

Para más información histórica y datos concretos dirígete a: https://www.consejo-colef.es/post/claves-denominacion-efd