LOS PELIGROS DEL SOBREENTRENAMIENTO

Entrenar en exceso puede tener consecuencias negativas para nuestro organismo, especialmente cuando no existe ningún tipo de control sobre el entrenamiento ni la recuperación. Cuando la fatiga producida persiste en el tiempo, se puede llegar a producir el estado de sobreentrenamiento. Este síndrome relacionado con la fatiga, cuando alcanza niveles patológicos, puede llegar incluso a suponer el abandono de la práctica deportiva. El colegiado Borja Muñiz ofreció algunas claves para identificar y afrontar esta cuestión en el espacio semanal del COLEFA en el programa “Escúchate”, de Aragón Radio, el pasado martes, 21 de marzo.

-Colaboración de Borja Muñiz (colegiado nº 58.155) en Aragón Radio (21-3-17)-

Muñiz subrayó la importancia de la recuperación tras el ejercicio físico. Precisamente, “el sobreentrenamiento puede producirse tanto por un exceso de entrenamiento como por un defecto en la recuperación”. Esta última es tan importante porque “al contrario de lo que mucha gente piensa, los beneficios de una sesión de entrenamiento se producen en el momento en el que el organismo se adapta al estrés producido por el ejercicio”. Este fenómeno de adaptación (conocido como supercompensación) puede durar horas o días.

 

Borja Muñiz es, además de Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Máster en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español. Actualmente trabaja en su Tesis Doctoral en la Universidad de Zaragoza sobre el entrenamiento de fuerza en nadadores adolescentes. Desde su experiencia recuerda que “si la recuperación no ha tenido lugar convenientemente puede producirse la fatiga subaguda que puede durar incluso semanas”. Si esta se prolonga en el tiempo, podríamos estar hablando de fatiga crónica, o lo que es lo mismo, estado de sobreentrenamiento. “En ese caso hablaríamos ya de un estado patológico, con su propio cuadro clínico, un proceso de fatiga que conlleva meses de recuperación”.

 

Escuchar las señales del organismo

 

Si bien los datos empíricos demuestran que el sobreentrenamiento afecta más a los deportistas jóvenes que a los veteranos, nadie se encuentra libre de poderlo sufrir. “De hecho, es más probable que aparezca entre aquellas modalidades o deportes donde se produce una mayor demanda de fuerza, con pesas, alta velocidad o cambios de ritmo muy intensos. Sin embargo, en deportes de resistencia, como el ciclismo o el running, puede resultar más complicada su detección”.

 

Un rasgo común entre aquellas personas afectadas por el sobreentrenamiento es que se trata de “deportistas altamente motivados para la práctica deportiva, por lo que se producen desajustes de gestión de dicha motivación”. Para evitarlo resulta necesario vigilar aspectos paralelos al entrenamiento “como pueden ser los hábitos de vida, las relaciones sociales, los descansos… y escuchar a nuestro organismo”.

 

También, como en todo que tiene que ver con la actividad física, lo aconsejable es “ponerse en manos de profesionales, que nos ayuden a marcarnos objetivos realistas a medio y largo plazo”.

 

El sobreentrenamiento puede tener consecuencias perjudiciales para nuestra salud. “A largo plazo es posible que produzca depresiones y el abandono de la práctica deportiva”, por lo que es necesario saberlo evitar, identificar y tratar, llegado el caso.

 

En cuanto al tratamiento, “lo más efectivo suele ser el reposo, aunque también se pueden poner en marcha métodos físicos de recuperación, como la sauna, el masaje, la restauración del sueño o el apoyo psicológico, llegado el caso”.

 

En definitiva, entender la recuperación como parte importante del entrenamiento es necesario para poder disfrutar de los beneficios que nos aporta el ejercicio físico.

 

 

http://www.aragonradio.es/radio?reproducir=154171

 

Más información en www.colefaragon.es Twitter: @colefaragon Facebook: https://www.facebook.com/colefaragon/